viernes, 25 de febrero de 2011

Volviendo a mí...

Nunca sospeché que sentiría éstos nervios que insisten en entrelazarse con ansiedad, temor, alegría, angustia, incertidumbre, dolor de panza y sensación que todo vuelve a acomodarse, cuando estoy en las vísperas de una noche larga, a la espera del arribo de mi hija a casa, a mi vida, a mí...

4 comentarios:

Carlos dijo...

Toda espera que cesa genera de por sí muchos sentimientos encontrados; todo regreso nos modifica, todo reencuentro nos permite encontrarnos con parte de lo que somos.

Que sea modificador para ambas.

Un beso.

Marce dijo...

Muchas gracias, Carlos.

Dany dijo...

Noooo porque no hacés un post con el tema de la donación de sangre....me dejaste intrigado.Un beso

Marce dijo...

Jajja no se me habría ocurrido nunca. Ya lo hago a ver que sale...a pedido tuyo.